El papel del estilista: habilidades y responsabilidades clave

El papel del estilista es fundamental en la industria de la moda y el entretenimiento. Este profesional se encarga de crear y desarrollar la imagen de una persona o un proyecto, utilizando su creatividad y conocimientos en moda y tendencias.

Las habilidades clave de un estilista incluyen: conocimientos de moda, habilidades de comunicación, capacidad para trabajar bajo presión y adaptarse a diferentes estilos y personalidades.

Las responsabilidades clave de un estilista son: asesorar en la selección de ropa y accesorios, coordinar sesiones de fotos o eventos, crear looks completos y estar al tanto de las últimas tendencias.

El rol del técnico de peluquería

El rol del técnico de peluquería es fundamental en el ámbito de la imagen personal. Este profesional se encarga de asesorar a los clientes sobre posibles cambios en su imagen personal, mediante el cuidado y transformación estética del cabello. Además, realiza tratamientos estéticos de las alteraciones capilares y aplica técnicas de higiene capilar.

El técnico de peluquería también tiene la habilidad de cambiar total o parcialmente el color del cabello, cortarlo en función del estilo seleccionado y aplicar técnicas de arreglo y rasurado de barba y bigote. Asimismo, puede cambiar de manera permanente y temporal la forma del cabello, peinarlo y recogerlo según el estilo seleccionado.

Otra de las competencias de este profesional es la aplicación de técnicas de manicura y pedicura. Además, debe tener conocimientos en la administración, gestión y comercialización en una pequeña empresa, ya que puede llegar a tener su propio salón de peluquería.

La formación para convertirse en técnico de peluquería consta de un plan de estudios que abarca diferentes módulos profesionales. Algunos de ellos son: dirección técnico-artística, tratamientos capilares, higiene y tratamientos capilares, higiene, desinfección y esterilización aplicadas a peluquería, cambios de color en el cabello, corte del cabello y técnicas complementarias, cambios de forma en el cabello, peinados, acabados y recogidos, técnicas básicas de manicura y pedicura, administración, gestión y comercialización en la pequeña empresa, anatomía y fisiología humanas básicas, cosmetología aplicada a la peluquería, formación y orientación laboral, entre otros.

La duración total del estudio para obtener el título de técnico de peluquería es de 2000 horas. Para acceder a esta formación, se requiere cumplir algunos requisitos, como tener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria o de un nivel académico superior, haber superado el segundo curso del Bachillerato Unificado y Polivalente (BUP) o haber realizado la prueba de acceso a ciclos formativos de grado medio.

Al finalizar los estudios, el técnico de peluquería puede ejercer su actividad profesional en el sector de la imagen personal en empresas privadas del sector o puede emprender su propio negocio. También puede optar por seguir estudiando y realizar cursos de especialización profesional, otro ciclo de Formación Profesional o el Bachillerato en cualquiera de sus modalidades.

Las salidas profesionales para el técnico de peluquería son diversas. Puede desempeñarse como director técnico artístico de salones de peluquería, estilista, peluquero, manicura, barbero, entre otros. Además, puede trabajar en salones de belleza, departamentos de belleza de empresas dedicadas al tratamiento de la imagen personal integral, departamentos de peluquería de cadenas de televisión y teatros, clínicas de tratamientos y transplantes capilares, equipos técnicos dependientes de laboratorios y firmas comerciales en el ámbito de la estética, clínicas de medicina estética, hospitales, centros geriátricos y empresas de servicios fúnebres.

El papel del estilista en la industria de la moda es fundamental para garantizar el éxito de una marca o de un evento. Este profesional posee habilidades clave como la capacidad de identificar las últimas tendencias, la creatividad para combinar prendas y accesorios, y el ojo crítico para evaluar el aspecto final.

Además, el estilista tiene responsabilidades clave como seleccionar y coordinar las prendas y accesorios adecuados para cada ocasión, asesorar a los clientes sobre su imagen personal y garantizar que se sigan los lineamientos de la marca. Su trabajo requiere una gran atención al detalle y la capacidad de trabajar bajo presión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir